sábado, 22 de enero de 2011

De pura lógica.

Tras un tiempo sin publicar paso por aquí para dejar una anécdota que no ha hecho sino confirmar algo que ya pensaba y es, que los niños muchas veces aplican una lógica aplastante a sus planteamientos.
El caso es que andaba con mi hijo mayor en su dormitorio; anoche tuvo fiebre y cuando está "malito" gusta de que papá o mamá duerman junto a él. En estas que tras darle ibuprofeno nos quedamos dormidos y ya de mañana, al despertar me dice: - Papá, estoy sudando. Entonces aplicando "mis conocimientos médicos" le respondí: - No te preocupes cariño, eso es bueno. Sudar hace que te baje la fiebre ¡Toma ya, tirando de manual de medicina; ni el Vademecum!.
Al rato de estar despierto, llega la hora de la medicación y le comento que es importante que haga caso y tome los medicamentos. - Álvaro, ya sabes que mañana tienes un cumple y si no te recuperas no podrás subir en el colchón hinchable. A lo que contestó: - ¡Papá, no decías que si sudaba me bajaba la fiebre!.
Ahora vas y lo cascas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada